«Ni el Gobierno ni la oposición saben cómo frenar los condicionamientos del poder global»

El doctor en Ciencias Sociales, Julio Gambina, sostiene que no hay claridad en el diagnóstico de lo que pasa en la región y el mundo. Además, recordó que hay peligros de que Argentina quede como el furgón de cola de los poderes que diseñan el nuevo orden mundial.

Por Aldo Battisacco – Conclusión Buenos Aires

La inminencia del proceso electoral, obliga a preguntarnos si la decisión que tomemos en las urnas con el voto lleva implícita la ratificación de un proyecto político o la rectificación del mismo. Si miramos los últimos dos años podemos inferir que la discusión en el seno de oficialismo expresado en el Frente de Todos, conlleva un profundo debate en su seno. Reparar en las intervenciones públicas de la vicepresidenta, impone interrogarnos, sobre cuáles son las prioridades de un sector del gobierno y que herramientas concibe para transformar la realidad. Por otro lado, también nos interpela la duda respecto de cuan creíbles son las autocríticas de la oposición.

En diálogo con Conclusión, el economista Julio Gambina, dijo que «economía y política van de la mano, la política es economía concentrada y viceversa». Por caso, dio como ejemplo que «esta semana se cancelan 600 millones de dólares al FMI y al Club de París, pero en el mismo momento que no está aprobado el Presupuesto, para atender las necesidades de emergencia sanitaria».

En el mismo sentido, sostuvo para abonar su afirmación que «ni punto de comparación con lo que se canceló de deuda externa que opera como un  fuerte condicionante de la política económica en Argentina. También se puede comparar los subsidios al sector empresario privado, contra el gasto por el Covid 19 y vemos que son mucho mayores los intereses pagados de la deuda y los subsidios a empresas privadas vinculados a políticas de congelamiento de precios y tarifas. Esto marca cuales son las decisiones políticas, pero no está en discusión».

Siempre decimos que la economía es mundial y la política económica es nacional, donde algunas de adecuan más o menos al proceso de dominación o lo confrontan

Para el docente, está claro que la oposición «no critica el pago de la deuda, porque hay acuerdo entre fuerzas políticas, y no se discute sobre si pagar o no la deuda». «Aunque se sabe que Argentina no podrá pagar en diez años lo que debería pagar hasta 2023».

Respecto de las perspectivas económicas del mundo que hizo el FMI, Gambina afirmó que «hay pronósticos de crecimiento pero con mucho cuidado porque no está resuelto el tema de la vacunación». En este marco que «Argentina este esterilizando recursos muy importantes para cancelar deuda, esto resignar recursos generados generados por el trabajo social argentino para destinarlo a necesidades sanitarias  o paliar contingencias para el desarrollo nacional. Todo esto no aparece en el debate electoral».

Hay temas de fondo que no estarán en el debate electoral, habrá mucha chicana, pero no se discutirán temas estructurales

«Los grandes dueños del capital están repatriando utilidades generadas en Argentina, y los que tienen un excedente económico lo invierten en dólares. Se paraliza riqueza del país para ahorrarla y deteriorando con esto los problemas monetarios que ya tiene argentina y que colabora con la inflación», manifestó el docente universitario.

Para Julio Gambina, es importante abordar en la región «procesos de cooperación productiva y desarrollo», en materia de investigación para apuntalar una solución necesaria en América Latina» y agregó que «con esto se ve, que no hay un diagnóstico en el oficialismo y la oposición para romper los condicionamiento del poder global. Así no habrá salida».

Por el lado de la derecha, hay un diagnóstico en disputa donde piden profundizar la liberalización de las políticas y la eliminación de los derechos de los trabajadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *