Barrio Monteagudo: construir la ciudad que queremos

Carmen Cirano, referente del Movimiento Territorial de Liberación, habló del Barrio Monteagudo, en la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la lucha por la Ley Nacional de Producción Autogestionaria del Hábitat Popular.

Carmen Cirano, referente del Movimiento Territorial de Liberación, habló del Barrio Monteagudo, en la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la lucha por la Ley Nacional de Producción Autogestionaria del Hábitat Popular.

Aunque la Ley 341 de la Ciudad de Buenos Aires es solo el marco normativo, Carmen Cirano recuerda que “fue parida por las organizaciones sociales” que luchan por el acceso a la vivienda, y que “empodera a las cooperativas” promoviendo procesos que rompen la lógica, la estética y los costos instalados como parámetro, en lo que refiere a las construcciones de vivienda social.

Su valor radica en que quien accede a la vivienda “es protagonista y quien la desarrolla” porque “no es lo mismo que te den la llave que estar en el proceso” y no hace falta “recurrir a las empresas del negociado” o a la “patria contratista”. Además, que quienes participan aprenden y enseñan en el hacer.

La entrevistada señaló tres elementos que deben confluir en el “espacio interaccional”: un equipo intedisciplinario de profesionales de la sociología, arquitectura, abogacía y contadores; el equipo de oficios para ir capacitando a los participantes; y el suelo y la financiación donde entra el Estado como parte necesaria.

Cirano, dio cuenta de la experiencia del Barrio Monteagudo, donde una organización de desocupados toma la iniciativa tras la crisis del 2000, y en 2003 presenta los planos y junto con el equipo interdisciplinario llevan adelante el proyecto que se concluye en 2007. Hoy viven 326 familias, en unidades están compuestas por 1, 2 y 3 dormitorios distribuidas en edificios de planta baja y tres pisos. En el medio la participación activa de las mujeres y la Escuela de oficios reunió a cerca de 1000 trabajadores y trabajadoras, que participaron asambleariamente en la Cooperativa de Vivienda Emetele. Concluidas las viviendas, el proyecto se continúa dando albergue al Bachillerato Popular Graciela Acosta, a Radio Sur y en el impulso de la Textilera Sur.

Carmen Cirano, es otra convencida que con la nacionalización de la 341, sería posible llevar esta experiencia de la Autogestión del Hábitat Popular a todo el país para ya no solo hablar de “vivienda” sino de Hábitat.

PROGRAMA: Hasta que vuelvan los abrazos: 2ᵃ Dosis

CATEGORÍA: Hábitat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *